El juicio que enfrentaba a Apple y Samsung por las patentes incluidas en sus teléfonos inteligentes ha llegado a su final con un veredicto claramente favorable a Apple: el jurado, tras haber deliberado durante casi 22 horas, ha llegado a la conclusión de que los dispositivos de Samsung señalados en la demanda son culpables de infringir una o varias patentes de la compañía de la manzana.

 

Las patentes copiadas por Samsung incluyen el popular "pellizcar para acercar", el menú del iPhone en la pantalla de inicio y la parte trasera de este dispositivo. No obstante, el jurado considera que las tabletas de Samsung no han copiado ningún aspecto del iPad, por lo que estas se han quedado fuera del veredicto, para alivio de la compañía coreana.

La indemnización que deberá pagar Samsung a Apple asciende a 1.051 millones de dólares.